fbpx

¿Qué siente un deportista cuando deja de hacer lo que le apasiona?

Los deportes son necesarios para tener un estilo de vida activo, organizado, saludable y positivo. Cada deportista siente su deporte a flor de piel en el entrenamiento, competencias, si clasifica a finales, incluso al escuchar su nombre cantado por varias personas en el público. Sin embargo esta sensación puede tornarse oscura por algo que no solo le pasa a uno, sino a muchos atletas; las lesiones, ya sean graves o pequeñas afectan el rendimiento, desempeño y mentalidad de los competidores.

Las lesiones son consideradas como uno de los motivos para que un deportista entre en depresión. Más allá de las expectativas altas, la opinión pública o el aislamiento social, el estar lesionado puede ser un punto para perder el propósito y metas que se tienen marcadas, la desmotivación genera un sentimiento de culpa, torpeza, impotencia y conflicto, siendo un obstáculo físico y mental.

Si bien las lesiones son casi inevitables en el mundo del deporte, el sentirse incapaz en el deporte que amas puede terminar en depresión, muchos deportistas suelen alejarse de su disciplina, por la frustración que tienen o porque prefieren tomar esa decisión a ver como otros pueden y ellos no cuando retoman su vida activa, claro que esto no pasa en todos los casos, hay atletas que han superado este desafío sin sentir el trauma.

En la actualidad hay muchas formas de salir de la depresión siendo deportista, el Psicol. Javier García menciona que el buscar apoyo profesional es necesario ,ya que brinda herramientas necesarias para combatir los desafíos mentales, aprender a manejar el estrés y la presión de manera saludable y esencial, lo siguiente es buscar una red de apoyo esto puede hacer que el proceso sea mucho más llevadero, reconociendo los desafíos.

Igualmente buscar alternativas de actividades que permitan la movilidad corporal, el ejercicio y rehabilitación integral en  fisioterapia, el sentirse escuchado y atendido por un buen médico son esenciales para cambiar la mentalidad y volver al enfoque que se tenía  hasta dejar de lado la limitante temporal, es normal que el miedo a sentir dolor limite la actividad física, pero ayuda a ser precavidos y cuidar de uno mismo, tomando precauciones que seguro dejamos pasar de largo al momento de entrenar.

La mentalidad de un deportista y el cuidado que tienen luego de una lesión los lleva a ser más precavidos y más fuertes, volviendo a brillar, teniendo el control de mente, cuerpo y espíritu, siendo un testimonio de cuidado y amor propio, para todos aquellos que están iniciando la vida deportiva y para aquellos que no se animan a volver al deporte, demostrando que retornar el entrenamiento y  ese estilo de vida que tenían en el ámbito deportivo ,puede ser más fuerte que las circunstancias complicadas.

Artículos Recomendados

Deja un comentario

Descubre más desde Revista Matiz

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo