fbpx

NO PODER PRODUCIR LECHE MATERNA: UNO DE LOS GRANDES TEMORES DE MUCHAS MAMIS

¿Sabías que esta es la semana de la lactancia materna? Y además viene con un lema muy lindo que es “impulsemos la lactancia materna: apoyando y educando”.

En esta oportunidad, sumándonos al lema, cabe recalcar la importancia de hablar sobre la instauración de la Lactancia Materna y los factores influyentes.

Muchas mujeres gestantes, que están cercanas a dar a luz, refieren que uno de sus mayores temores a la hora de la lactancia es no poder producir leche o que su bebé no pueda agarrar el pecho.

Este temor, se debe a la poca información que hay sobre cómo funciona la lactancia y por comentarios de personas que rodean a esta mujer, que sugieren conocer a una amiga o a una conocida que no pudo o sufrió mucho con el tema de amamantar.

La instauración de la lactancia, en pocas palabras, la realiza el bebé. El estímulo adecuado en la glándula mamaria, desencadena la producción de leche materna.

La glándula mamaria se divide en lóbulos, estos en lobulillos y estos en alveolos. Los alveolos son saquitos que desembocan en conductillos. Las paredes del alveolo contienen los lactocitos que fabrican la leche.

Cuando está presente el estímulo de la succión, o el estímulo de la técnica manual extractora, origina que la hormona llamada oxitocina se eleve luego de 30 minutos, esto a su vez ocasiona la elevación de otra hormona, la prolactina, encargada de la producción de leche dentro de los alveolos de la glándula mamaria.

Frente a dicho proceso, el alveolo se llena de leche materna, la mamá empieza a sentir como un hormigueo en el seno, señal de lo que comúnmente llamamos bajada de la leche.  Los nervios estimulan los músculos de la pared de los alveolos, y estos exprimen el alveolo que expulsa la leche afuera, hasta la boca del bebé.

Otro papel de estas hormonas de la lactancia son los siguientes, en el caso de la oxitocina, en el cerebro, la oxitocina favorece el vínculo madre-hijo y estimula lo que comúnmente llamamos instinto maternal. Y en el caso de la prolactina, produce sobre el cerebro materno un efecto calmante y relajante y favorece un sueño más reparador.

Podríamos decir por lo tanto que todas las mujeres, podemos dar de amamantar, frente al estímulo de la oxitocina y prolactina que es desencadenado por el bebé. Toda esta información nos ayuda a disipar los miedos y la falsa culpa, que gira alrededor de las nuevas mamis, de que hay algo mal con ellas para no producir leche.

Dra. Yesenia Méndez Añez

Médico especializada en educación perinatal y de lactancia, Doula, Asesora de Lactancia y Puericultora en formación.

Centro medico Sirani. (calle Independencia #654) Consultorio N°500

Santa Cruz de la Sierra – Bolivia

https://www.facebook.com/drayeseniamendezahttps://www.facebook.com/drayeseniamendeza

Artículos Recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: