fbpx

Muchas veces me han preguntado ¿qué es la Tanatología?, antes de entrar al tema centrar del artículo que es pérdidas y duelo; considero importante responder la pregunta de manera muy breve y concreta.

Pues bien, la palabra Tanatología deriva de dos vocablos griegos, thánatos y logos, donde thánatos viene a ser la Diosa de la muerte, hija de la noche, llamada Eufrone y de logos que significa sentido, estudio o tratado. De ahí resulta la definición de que Tanatología es el estudio de la Muerte, sin embargo, su verdadera interpretación sería: “Tanatología es la ciencia encargada de encontrar sentido al proceso de la Muerte, dar razón a la esencia misma del fenómeno”.

La Muerte como fenómeno natural ha sido estudiada desde los principios medicolegales, forenses y científicos, la Tanatología, nos invita a reflexionar sobre ella y verla de otro ángulo, sensibilizarnos ante su presencia y por más dura que sea la muerte y el proceso de morir; es la única certeza que tenemos desde el mismo instante que nacemos. Resignificarla, desdicotomizarla, trabajar el miedo que nos causa, nos permitirá, sin lugar a dudas vivir más plenamente.

A lo largo de nuestra vida, estamos expuestos y vulnerables a experimentar diferentes tipos de pérdidas. Desde el punto de vista tanatólogico las pérdidas pueden ser significativas o muy significativas. Una perdida se entiende como la falta o la ausencia de algo que se poseía, de tal forma que vamos constantemente perdiendo algo, alguien, situaciones, relaciones de pareja, de amistad, objetos con carga emocional, perdemos el trabajo, se pierde la vida, la juventud, la salud misma, bienes materiales, en fin; todo cuanto podamos “poseer o tener” es susceptible a perdida.

De todas éstas; la pérdida de un ser querido por fallecimiento es sin duda la más dolorosa que podemos afrontar y es considerada una muy significativa e inevitable, con implicancias que pasan desde, enfermedad, episodios de ansiedad, depresión y angustia hasta una falta total de sentido de vida del o los sobrevivientes.

Entonces; ¿qué podemos hacer ante todo esto?; valernos de los recursos que proporciona el proceso de duelo, recursos cognitivo-conductuales, afectivos, sociales, espirituales, terapéuticos e incluso farmacológicos. Hay que tener en cuenta que el duelo es un proceso único, personal y que no tiene tiempo marcado ni establecido para nadie, la persona que pasa por un duelo va a su propio ritmo y con los recursos internos con que cuenta en cada fase de su duelo. El duelo es un camino que necesariamente hay que transitar, el dolor pasa doliendo inevitablemente, pero nos transforma y amplifica espiritualmente.

La Tanatología como ciencia y arte es la que se encarga por medio del tanatólogo(a) a acompañar al doliente en estos procesos de duelo, ayuda a elaborarlo, a canalizar sus emociones y expresarlas sanamente, reconocerlas, procesarlas,  para que en última instancia se pueda llegar a la aceptación de la pérdida de su ser querido, al asentimiento de  que todo cuanto es, es tal cual debe ser; dando paso a la reestructuración cognitiva, emocional y reorganización de su sistema de creencias,  de su paz, de su alegría por vivir y por la vida misma.

TANATOLOGA:  Dra. VANNIA XIMENA OJALVO TERRAZAS   

AMTAC, ASOCIACION MEXICANA DE TANATOLOGIA

CELULAR WHATSAPP:   70301967.

PÁGINA EN FACEBOOK: TANATOLOGIA BOLIVIA,” UNA PALABRA DE ESPERANZA ANTE EL DOLOR”

INSTAGRAM: TANATOLOGIA BOLIVIA, GRUPO DE APOYO EN DUELO.

Artículos Recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: