fbpx

¿QUÉ ALIMENTOS PUEDES Y NO PUEDES CONGELAR?

Es muy importante conservar nuestros alimentos para que puedan prolongar su frescura y vida útil. Pero el guardarlos en la heladera puede ser muy dañino para algunos de ellos.

Estos son algunos alimentos que si pueden ser refrigerados:

FRUTAS

Algunas de ellas son las bayas, uvas, manzanas, peras, ciruelas, melocotones, nectarinas y ciruelas.

VERDURAS

 Figuran la zanahorias, apio, brócoli, coliflor, espinacas, lechuga, pepinos y pimientos.

PRODUCTOS LÁCTEOS

 En envases cerrados la leche, el queso, el yogurt, la mantequilla y la crema.

CARNES

 Son los más comunes en ser refrigerados como: pollo, carne de res, cerdo y pescado (asegúrate de almacenar la carne en un recipiente sellado o en envoltura para evitar la contaminación cruzada).

HUEVOS

Se conservan de mejor manera en el estante central de la nevera.

CONDIMENTOS

Salsas, aderezos para ensaladas y mostaza.

SOBRAS DE COMIDA

asegúrate de almacenarlas en recipientes herméticos.

Recuerda siempre verificar la fecha de vencimiento y seguir las pautas de almacenamiento recomendadas para cada tipo de alimento.

También existen alimentos que definitivamente no se benefician por ser almacenados en la heladera y, de hecho, pueden sufrir daños o cambios en su textura, sabor o frescura. Aquí hay algunos ejemplos de alimentos que generalmente no se deben guardar en la heladera:

 TOMATES

Pierden sabor y textura en la nevera. Guárdalos a temperatura ambiente hasta que estén maduros y luego úsalos dentro de unos días.

 CEBOLLAS Y AJOS

 La humedad de la heladera puede hacer que se ablanden y desarrollen moho. Guárdalos en un lugar fresco y seco.

PAPAS

La refrigeración puede convertir el almidón en azúcar, lo que afecta su sabor y textura. Guárdalas en un lugar fresco y oscuro, pero no en la heladera.

PAN

 La nevera puede acelerar el proceso de deshidratación y el pan se endurece más rápido. Guárdalo en una bolsa de papel o tela en un lugar fresco y seco.

 AGUACATES

 Se pueden volver blandos y marrones en la heladera. Deja que maduren a temperatura ambiente y luego refrigéralos si es necesario.

PLÁTANOS

 La refrigeración puede ralentizar el proceso de maduración y hacer que la cáscara se vuelva negra. Guárdalos a temperatura ambiente hasta que estén maduros y luego refrigéralos si es necesario para prolongar su vida útil.

 MELONES ENTEROS

 La nevera puede hacer que pierdan sabor y textura. Déjalos en el mostrador hasta que estén maduros y luego refrigéralos si es necesario.

Es importante considerar que conservar estos alimentos pueden variar según el clima y otros factores. Siempre es útil leer las recomendaciones específicas de almacenamiento para cada tipo de ellos.

Artículos Recomendados

Deja un comentario

[instagram-feed]

Descubre más desde Revista Matiz

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo